Alimentación saludable para niños y sus hábitos

Uno de los trabajos más importantes como padre o madre es ayudar a tus hijos a desarrollar hábitos alimenticios saludables. Los niños necesitan una dieta equilibrada que contenga alimentos de los 3 grupos de alimentos: verduras y frutas, productos integrales y alimentos con proteínas.

Pero además, estos alimentos necesitan ser cocinados de manera saludable, fomentando las cocciones, la plancha y, en el caso de frituras, el uso de freidoras de aire como las freidoras sin aceite Cecotec.

Los niños necesitan 3 comidas al día y de 1 a 3 bebidas (por la mañana, por la tarde y quizás antes de acostarse), siendo estas últimas tan importantes como los alimentos que se sirven en las comidas.

Y de entre las comidas, los mejores alimentos son los frescos y sin procesar (verduras y frutas frescas, cereales integrales, productos lácteos y carnes) y las comidas que se preparan en casa.

Por ello, te mostramos a continuación algunas consideraciones para que puedas controlar los alimentos no “tan sanos” para tus hijos y fomentar hábitos de alimentación saludables.

Alimentación saludable para niños y sus hábitos
  • Ofrece a tus hijos alimentos que no contengan azúcares añadidos ni sustitutos del azúcar. Limita y controla la ingesta de azúcares refinados (sacarosa, glucosa-fructosa, azúcar blanco), miel, melaza, jarabes y azúcar morena. Todos contienen una cantidad similar de calorías y contribuyen a la caries dental.
  • Los sustitutos del azúcar, como la sucralosa, no agregan calorías ni promueven la caries dental, pero son mucho más dulces que el azúcar y no tienen valor nutricional. Aún así, es aconsejable limitar los azucares en la dieta ya que los niños suelen desarrollar el hábito de que sólo le gusten los alimentos azucarados.

Zumos y agua

  • Al preferir la fruta al zumo de fruta estamos añadiendo fibra a la dieta de tu hijo.
  • Por tanto, es necesario servir más verduras y frutas que zumos de frutas. Limita el zumo a un vaso de zumo (125 ml) que sea 100% puro, sin azúcar.
  • A veces, los niños beben demasiado en las comidas o entre comidas, lo que les da hambre. Por ello es recomendable acostumbrarlos a comer con agua, evitando siempre las bebidas gaseosas.
niña comiendo manzana

Sodio

El sodio es un mineral que mantiene suficientes líquidos en el cuerpo, hace las veces de retén, siendo también necesario para el funcionamiento de nervios y músculos. Sin embargo, demasiado sodio puede promover la presión arterial alta, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca. Al sodio a menudo se llama “sal”. Por ello es importante que:

  • Ofrece a tu hijo alimentos saludables con bajo contenido de sodio.
  • Los alimentos preparados y envasados ​​tienden a tener un alto contenido de sal, por lo que es importante limitar su consumo.
  • Demasiada ingesta de sodio en la infancia puede llevar a una preferencia por los alimentos salados, lo que se asocia con obesidad o enfermedades en edades más adultas.

Revisa el % del valor diario en las etiquetas de los alimentos para comparar productos, eligiendo los alimentos cuyo contenido de sodio sea inferior al 15% del valor diario

¿Y la grasa?

Las grasas saludables contienen ácidos grasos esenciales como los ácidos grasos omega 3 y omega 6 que no son producidos por el cuerpo y deben provenir de los alimentos. Por ello es recomendable cocinar siempre con aceite vegetal, como aceite de oliva o aceite de soja. Las grasas saludables también se encuentran en aderezos para ensaladas, margarinas no hidrogenadas, mantequillas de nueces (como mantequilla de cacahuete) y mayonesa.

Muchas grasas que permanecen sólidas a temperatura ambiente contienen más grasas trans y saturadas, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. Por este motivo limita el consumo de mantequilla, margarinas duras, manteca de cerdo y manteca vegetal. Así mismo, lee las etiquetas y evita cualquier tipo de grasas trans o saturadas en algunos productos comerciales como galletas y galletas saladas.

A su vez, es bueno medir y controlar el consumo de carnes procesadas como salchichas (las típicas de “perritos calientes”) y embutidos, pues también tienen un alto contenido de grasa, sodio (sal) y nitratos (un conservante).

Como padre o madre eres responsable de:

  • Planificar las comidas y las bebidas en horarios regulares que sean convenientes para toda la familia, así como las comidas con tus hijos.
  • Ofrecer alimentos equilibrados y variados de los 3 grupos de alimentos en las comidas.
  • Enseñar a los niños a usar una cuchara o una taza para que puedan comer sin ayuda.
  • Involucrar a tus hijos en la preparación de la comida y la mesa, de acuerdo con sus capacidades.
  • Jamás chantajear con la comida o con el postre. Optar por postres saludables, como ensalada de frutas o yogur.
  • Enseñar a tus hijos a leer las etiquetas para ayudarlo a elegir alimentos mientras compra.
  • Al evitar la comida rápida muestras a tus hijos la importancia de disfrutar las comidas familiares y elegir alimentos saludables preparados en casa.

Tu hijo es responsable de:

  • Elegir qué comer de los alimentos que se ofrecen como comidas o bebidas (a veces puede decidir no comer nada en absoluto).
  • Comer tanto o tan poco como quiera.
niño comiendo solo en trona

¿Qué pasa si mi hijo es quisquilloso con la comida?

No te preocupes si tu hijo se niega a comer un alimento o una comida. Es cuestión de cultivar el gusto. En cualquier caso, evita darle cualquier otra cosa entre comidas, pues así comerá mejor en la próxima comida.

De igual manera no te preocupes demasiado si tu hijo no parece comer lo suficiente. Si su peso y estatura van bien, probablemente esté obteniendo lo que necesita. Asegúrate de ofrecerles una variedad de alimentos de todos los grupos de alimentos para que obtengan los nutrientes adecuados. El médico de tu hijo controlará su crecimiento durante las citas regulares y te informará si hay algún problema.

Y ten en cuenta que el apetito de los niños cambia de un día a otro, o incluso de una comida a otra. Debido a que tienen el estómago pequeño, los niños necesitan comer pequeñas cantidades de comida con regularidad durante el día. Y es que, por algún u otro motivo, los niños saben cuánta comida necesitan y comen lo que necesitan sus cuerpos.

SI TE HA GUSTADO... ¿COMPARTES?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

ESTE BLOG SE NUTRE DE TUS COMENTARIOS :)

Puede Interesarte

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad