|| ▶ Material Pikler, ¿cómo juega tu niñ@? ||

Cuando Sara era bebé no conocía el material pikler, ni su método, ni nada de nada. Solo me sentía en la “obligación” de dinamizar su tiempo de juego todo el rato. Creía que esa era la mejor forma de hacerle llegar todo mi amor y que ella supiera que me gustaba compartir mi tiempo con ella.

¡ Qué Error !

Ahí todavía no lo sabía, pero mis juicios de adulta estaban coartando su autonomía, creatividad y libertad.

A los 2/3 años empecé a preguntarme por qué la niña no jugaba sola, ni un poquito.

Pensé que aún era demasiado pequeña

Con 4 años la cosa no cambiaba. Cada vez que se ponía a jugar me llamaba, reclamaba y hacía que permaneciera con ella inventando yo las historias y el desarrollo del juego.

En aquel momento era incapaz de ver qué estaba sucediendo. Sí. Estaba claro que la niña no sabía jugar sola, pero, ¿por qué?

Casi por casualidad, llegó a mis manos el libro de “El adulto y el juego del niño”. Cuando lo acabé tenía dos opciones

  • Rebozarme en la culpa por haberlo hecho tan rematadamente mal en lo que a juego se refiere
  • Buscar soluciones y acompañar a mi hija en el descubrimiento de lo enriquecedor que es jugar por una misma

Como soy una mujer a la que le gustan los retos, me decidí por la segunda opción.

Te haré spoiler y ya te adelanto que a día de hoy Sara, con 8 años, juega durante horas sin necesidad de nadie acompañando su juego y lo hace tanto con material estructurado (Playmobil, muñecas varias, cocinita…) como con el material desestructurado de su hermana de 17 meses.

material estructurado y desestructurado

Descubrir el método y material pikler marcó un antes y un después en mi modo de ver el juego infantil. Tanto desde el punto de vista de madre como desde el punto de vista de educadora.

En Pikler el juego se acompaña, pero sin directividad, interacción o estimulación externa.

Como adulta solo tienes que:

〰️ Observar el juego del niño para averiguar qué necesita y darle los elementos necesarios para enriquecerlo.

〰️ Dar al peque la seguridad afectiva suficiente como para sentirse libre de explorar el mundo por sí mismo

El material pikler, ¿qué son los elementos desestructurados?

Seguro que al oír hablar de material pikler se te viene a la cabeza la rampa, el triángulo, el cubo.. y piensas en una inversión elevada y no asumible.

Pues bien, esos materiales son solo los más conocidos de la pedagogía, pero no los únicos.

Cuando en este post hablo de material pikler, no sólo me refiero al triángulo, sino a todo aquel material que es susceptible de ser utilizado por tu peque para que se desarrolle de un modo autónomo.

El material desestructurado es la base del método pikler y en él se incluye desde tuppers, boles, anillas de cortina, piezas sueltas de madera, imanes o cualquier otra cosa cuyo uso no esté establecido previamente.

Pero, ¿por qué el material desestructurado es fundamental para el desarrollo autónomo de los niños y niñas?

Porque:

1) No tiene un fin determinado; tu hijo puede usarlo para una cosa u otra según el momento evolutivo en el que se encuentre y eso abre un mundo infinito de posibilidades.

Por ejemplo, un bebé puede coger un cubo, chuparlo, mirarlo, golpearlo contra el suelo… otro bebé con unos meses más puede que meta y saque cosas de él, descubre que si coloca una pieza encima ésta se queda de pie… Un niño ya más mayor colecciona objetos dentro de ese mismo cubo y otro que ya está en el momento del juego simbólico hace como que el cubo es una pecera.

Más adelante, con 4, 5, 6 años ( y más) el material desestructurado servirá a tus peques para crear sus minimundos y continuar fomentando la creatividad.

2) El material pikler desestructurado es la puerta abierta para la autonomía y el pensamiento crítico ya que verás cómo los más pequeños son los que deciden.

3) Como el material no tiene un fin concreto, el adulto NO JUZGA el uso que le da el niño, ni le explica para qué vale, ni le dirige.

4) Puedes hacerte con una pequeña colección de material desestructurado por muy poca inversión.

Lo más recomendable es probar primero con cosas que tengas por casa: flaneras, boles, tapas de botes, anillas de cortinas, tuppers, bolas de ganchillo, cadenas de acero inoxidable (de máximo 50 cm)

Al fin y al cabo lo importante es que el peque pueda explorar el mundo y la realidad que le rodea y para ello necesita materiales reales, que le conecten con el mundo. Por esa razón se huye de los elementos con luces, sonidos y ruidos estridentes, porque no conectan con la realidad.

Características de los materiales

Para que el material desestructurado sea adecuado para las necesidades de tu bebé han de cumplir algunos requisitos relacionados con:

  • seguridad
  • higiene
  • durabilidad

Es decir:

  • nada de piezas pequeñas (si el bebé está en fase oral), cantos peligrosos o similares

  • nada de elementos que puedan desprender tóxicos con su uso
  • que tengan una durabilidad en el tiempo relativa, vamos que aunque tengan un uso diario no se vayan a romper al primer golpe

Cómo presentar el material pikler

Según el el método Pikler, para hacer las presentaciones tenemos que observar al niño para ver en qué momento evolutivo está.

Para repartir los elementos has de hacerlo solo en el espacio que el bebé ya es capaz de recorrer

Necesitarás una cantidad y variedad de material pikler suficiente como para que el peque haga combinaciones y exploraciones diversas.

Debes tener en cuenta que, da igual si los elementos se muestran dentro o fuera de un contenedor, lo importante es que estas cestas sean accesibles para el niño; lo pueda coger, vaciar y manipular sin problema.

Por ejemplo; un bebé que ha llegado a la posición boca abajo, le podemos presentar cestitas más pequeñas y manipulables con sus manitas.

A veces surge la pregunta de ¿hago rotaciones de material?

 

El movimiento libre desde la pedagogía Pikler se plantea dentro de un ambiente estable, es decir, SIN rotaciones de material.

La razón es que sin la rotación de material se producen proyectos de acción. Es decir, el niño sabe exactamente dónde encontrar el material y puede llegar a pensar qué hacer con él.

Además la estabilidad en el ambiente le permite y facilita desarrollar sus capacidades de:

  • exploración
  • desarrollo cognitivo
  • pensamiento

También le evita la incertidumbre de no saber dónde está un material y perder el tiempo buscándolo.

El primer material pikler

Cuando el bebé todavía está boca arriba (1er trimestre), los materiales deben estar elevados del suelo para que no queden planos y puedan cogerlos.

Ideas de materiales pikler elevados son:

  • el pañuelo
  • la pelota de mimbre
  • el rodari

El pañuelo pikler se presenta en forma de montañita porque para el bebé es más sencillo de coger (a penas pesa), puede chuparlo fácilmente y es muy suave y delicado.

El pañuelo es de 35x35cm, sus colores han de ser contrastados porque ne este primer trimestre el bebé es miope y necesita contrastes fuertes.

No se recomienda, en ningún caso, bajo la filosofía del método pikler, los móviles que brillan, bajan, suben y giran mostrando continuamente caras diferentes.

Cuando tu bebé ve estas formas, se excita mucho y queda como hechizado.

Dificilmente lo verás tan excitado cuando juega o será por breves momentos, al darse cuenta de que hay un nuevo objeto en su entorno.

Una vez descubierto, trata de cogerlo y si tiene éxito invetiga las propiedades del nuevo juguete.

El móvil, en cambio, está fuera de su alcance y no puedo nunca tocarlo. Su movimiento es independiente de los movimientos del pequeño y nunca lo asimilará en su mundo de experiencias. Como mucho, llegará un momento en el que el móvil pasará a formar parte de su “paisaje”, sin más. Pero hasta llegar a ese punto, atrae la atención del niño muchas veces, aumentando su estimulación, sin permitirle adquirir ninguna experiencia y aumentando su frustración.

A partir del 3er trimestre, la manipulación de los materiales pasa de ser de uno en uno a combinar elementos haciendo la manipulación más compleja.

Otra pregunta que suele plantearse es ¿cuántos materiales iguales necesito?

En realidad no hay una cantidad fija de elementos, dependerá del momento en que se encuentre el peque y las posibilidades que ofrecen el resto de materiales que tenga para poder combinar. Por eso es muy importante observar al niño y elegir materiales que despierten su juego.

Podemos encontrar, por ejemplo, piezas sueltas de madera, carretes de colores, cuencos, “nins” de madera… la cantidad de elementos es tan infinita como vuestra imaginación.

 

Hay momentos en los que podemos concretar material pikler; por ejemplo, si observamos que un niño habitualmente lanza el material o le vemos con necesidad de llevar cosas muy pesadas, puede que esté buscando un reto para su fuerza. En este caso podemos ofrecerle bolsitas de tela, de estas que sirven para sujetar las puertas. Así lograremos satisfacer su necesidad.

Para aquellos que se encuentren en momento de arrastre podemos presentarles carritos pequeños, carretillas de 4 ruedas, coches grandes, cajas de frutas de plástico con un cordel para arrastrar…

El espacio de juego

El espacio donde los bebés van a moverse y jugar ha de ser seguro. Todo aquello que pueda interferir en su proceso de exploración o ser peligroso hemos de eliminarlo. 

El suelo ha de ser cálido y firme para que puedan moverse adecuadamente. Se puede optar por una zona donde exista parquet o alfombras antideslizantes. No es recomendable el uso de colchonetas ya que al hundirse frenan y dificultan el movimiento.

La ropa ha de ser cómoda y cuánta menos, mejor. Siempre es preferible que vayan descalzos.

Si vais a utilizar las estructuras de movimiento, éstas han de ser lo suficientemente adecuadas para que el bebé pueda explorar las por sí mismo sin la ayuda del adulto. 

Material Pikler gateo

Se ha de evitar que sean demasiado complejas, para evitar la frustración pero tampoco excesivamente sencillas, para que no se aburra.

Por ejemplo, cuando gatean se pueden poner módulos o un triángulo Pikler con rampa por donde suba y baje libremente, pero se evitarán los toboganes ya que para estos sí que se necesita la ayuda del adulto para subir.

Material Pikler para trabajar la motricidad gruesa

Arco Pikler

El arco pikler es una madera cóncava fabricada en haya en la que el niño sitúa sus pies para dar lugar al balanceo. El arco estimula su sistema vestibular, la lateralidad y su equilibrio tan importantes para adquirir, en el futuro, las destrezas relacionadas con la lectoescritura y los procesos matemáticos.

Triángulo Pikler

Una de las estructuras más conocidas de la pedagogía Pikler. Fomenta el desarrollo psicomotriz mediante la reptación, gateo, trepar; también el equilibrio, la tonicidad muscular y la coordinación de las extremidades superiores e inferiores.

El uso en el tiempo del triángulo es muy amplio, pueden utilizarlo los bebés que acaban de empezar a gatear y también los niños y niñas de 3 o 4 años.

Depende de cómo se coloque la rampa se obtiene un objetivo u otro. Desarrolla el autoconcepto ya que cada peldaño que logran superar es un gran logro, la confianza en sí mismos, la creatividad (porque no solo sirve para trepar, puede ser un tipi o una montaña

Rampas y Tarimas de gateo

Son de gran utilidad para incitar a la reptación y al gateo, consta de varios uno o varios “cajones” también pueden contar con rampas y barras.

Su modularidad hace que se puedan colocar de la forma que sea más útil tanto por espacio como por la necesidad del bebé. 

Laberinto Pikler

Formado por diferentes cubos, túneles y rampas que pueden colocarse de todas los modos imaginables. Desarrolla la motricidad gruesa, la imaginación, la interacción entre iguales. Y la conceptualización de términos como “arriba y abajo” o “dentro / fuera”

Independientemente de todo esto, observa los intereses del bebé.

Por ejemplo si el peque tiene interés en abrir y cerrar cajones, puede que necesite actividades de encajar meter y sacar cosas en cubos o cajitas.

Estar atento a sus necesidades es muy importante a la hora de facilitarle los elementos que necesita para su momento de desarrollo concreto. 

Mobiliario Pikler

A nivel de mobiliario se puede invertir en:

Cambiador vertical de madera

Los cambiadores Pikler son ideales a partir de que el bebé puede mantenerse de pie ya que le hace sujeto activo de la tarea que se realiza, le deja libertad de movimiento y autonomía.

Lavabos

Lavabo pikler

Pequeña muestra de material desestructurado para comprar

El material desestructurado como  bloques de madera, anillas, canastos, telas, etc es muy útil y puede emplearse con cestas o distribuirlos por el suelo, sobre alfombras. 

En definitiva, el uso de elementos desestructurados como material pikler da a los peques unas posibilidades infinitas de juego.

Verás como su imaginación y los usos que le dan a estos materiales son sorprendentes y esto favorece tanto su desarrollo cognitivo como motriz.

Si quieres adentrarte más en la filosofía del método Pikler en este post lo desarrollamos con profundidad.

Última actualización el 2021-06-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

SI TE HA GUSTADO... ¿COMPARTES?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

ESTE BLOG SE NUTRE DE TUS COMENTARIOS :)

Puede Interesarte